text.skipToContent text.skipToNavigation
Inicio > Momento tecnológico de la arquitectura

 Regístrese para recibir el boletín electrónico gratuito para arquitectos.

Regístrese ahora

Momento tecnológico de la arquitectura

El rápido ritmo de los cambios tecnológicos tiene un profundo impacto en el entorno construido y nuestra relación con él.

Autor: Blaine Brownell


La muerte del escritor y futurólogo estadounidense Alvin Toffler el mes pasado a la edad de 87 trajo una renovada atención a las consecuencias culturales de las tecnologías emergentes. Toffler es mejor conocido por escribir el libro de 1970 Future Shock (Random House), el primero de una trilogía que advierte sobre las implicaciones psicológicas negativas de la rápida transformación tecnológica, algo que describió como “la enfermedad del cambio”.

an_Architecture's Technological Moment.jpg

El mes pasado también vio la publicación de una versión alternativa del pronóstico de Toffler. Aunque no se promociona específicamente como tal, The Inevitable: Understanding the 12 Technological Forces That Will Shape Our Future (Viking Press, 2016) del autor Kevin Kelly, explora las posibles ramificaciones de las tecnologías emergentes. A diferencia de Future Shock, y a pesar de su portentoso título, la visión de Kelly presagia los efectos en gran medida beneficiosos de las innovaciones inminentes. Muchas de sus predicciones, que tienen una naturaleza de amplio alcance, tienen importancia arquitectónica. A continuación se encuentran algunos de los temas más pertinentes para la arquitectura.

Gestionar el cambio constante

La primera fuerza tecnológica a tener en cuenta, como explica Kelly, es “convertirse”. Esta trayectoria representa el cambio acelerado que ya encontramos en las herramientas analógicas y digitales, incluidos los ciclos de actualización cada vez más cortos. “La vida tecnológica en el futuro será una serie de actualizaciones sin fin”, escribe Kelly, prediciendo una situación que ya existe con respecto al mantenimiento del software. El concepto de “convertirse” anticipa un cambio en la forma en que nos relacionamos con la tecnología, en función de su estado continuo de cambio, que da como resultado una transición del estancamiento a la fluidez, de sustantivos a verbos y de bienes a servicios. Esta tendencia ya es evidente en la frecuencia cada vez mayor de las actualizaciones, no solo del software BIM, sino también de los sistemas, códigos y regulaciones de construcción. Si el ritmo parece desafiante ahora, ¿qué sucederá cuando los cambios se publiquen en tiempo real? Kelly predice el fenómeno del “novato sin fin”, que será “el nuevo valor predeterminado para todos, sin importar su edad o experiencia”, escribe. Tal circunstancia sería vertiginosa. Un estado de mejora continua puede parecer emocionante, pero es problemático: ¿Qué pasará con la naturaleza de la experiencia en un mundo en el que las herramientas nunca se detienen?

El aumento de los servicios

Otra fuerza importante que Kelly identifica es “acceder”, lo que enfatiza la importancia del acceso a los servicios con respecto a la posesión de las cosas. Por ejemplo, el servicio de automóvil compartido Uber se ha hecho popular entre las personas que necesitan acceso inmediato pero temporal a un automóvil. Una de las tendencias críticas que impulsa el concepto de "acceder" es la desmaterialización. Como Kelly escribe, "La tendencia en los últimos 30 años ha sido hacer mejores cosas usando menos materiales". Las latas de refrescos, automóviles, monitores de computadora y teléfonos han reducido sus huellas materiales al tiempo que aumentan su valor funcional. Aunque Kelly no menciona la arquitectura, podemos ver una tendencia similar en la construcción de edificios. Las tecnologías avanzadas de acero estructural y concreto permiten un rendimiento de ingeniería objetivo con menos material que en las décadas pasadas, por ejemplo, y también podemos ver tendencias de desmaterialización en otras categorías de productos. Aun así, el consumo global de material se está acelerando, aumentado por nuestra tendencia a reemplazar en lugar de reparar.

Diseño de “recombinación”

Un tercer concepto que Kelly describe es la “recombinación” o crear nuevos productos a partir de combinaciones de tecnologías más antiguas. "Debido a que se pueden combinar cientos de tecnologías más simples con cientos de miles de tecnologías más complejas", escribe Kelly, "existe un número ilimitado de nuevas tecnologías posibles, pero todas son recombinaciones". Este fenómeno de recombinación ocurre también en el diseño, como vemos en el camino vagamente conectado de precedentes arquitectónicos a lo largo de la historia (aunque lo que constituye una idea original frente a una copia no siempre está claro). La tendencia de "recombinación" más significativa de la actualidad se está desarrollando con la proliferación de proxis digitales para componentes arquitectónicos. Por ejemplo, 3D Warehouse de SketchUp es ahora un repositorio aparentemente ilimitado de modelos virtuales. Los arquitectos pueden agilizar el proceso de diseño descargando muebles, electrodomésticos, ventanas, componentes estructurales e incluso edificios y entornos terminados en sus modelos CAD. De esta manera, el diseño digital de la arquitectura se está volviendo cada vez más similar al fenómeno de muestreo y recombinación en la música digital, aumentando cada vez más las posibilidades de combinación al tiempo que plantea preguntas sobre la autoría y la propiedad intelectual. Estas preguntas se intensificarán a medida que las bibliotecas de componentes se vuelvan más integradas en el software BIM, y que la fabricación de componentes de construcción se automatice a tasas más altas.

Implementar entornos envolventes

Una última fuerza a considerar del texto de Kelly es "interactuar", que se está volviendo útil para estudiar las cualidades envolventes de la arquitectura. Kelly analiza la realidad virtual (Virtual Reality, VR) en este capítulo, ofreciendo historias personales del desarrollo temprano de la tecnología y pruebas de científicos como el estadounidense Jaron Lanier y el autor estadounidense-canadiense William Gibson, quien respondió a su primer encuentro de realidad virtual con su ahora declaración famosa: "El futuro ya está aquí, simplemente no está distribuido de manera uniforme". Kelly es más exuberante con respecto a la segunda generación de herramientas de realidad virtual que permiten la proyección de campo luminoso, o realidad aumentada (Augmented Reality, AR). Como demuestra el asombroso éxito de la aplicación de juego Pokémon Go de Nintendo lanzada recientemente, la AR podría atraer a una audiencia que está mucho más allá del grupo de usuarios de realidad virtual original. Esto debería ser una buena noticia para los desarrolladores de aplicaciones arquitectónicas como Urbasee, que fue desarrollado por la compañía de AR francesa Artefacto y crea aplicaciones móviles a través de las cuales los usuarios pueden ver sus modelos de diseño en el espacio físico. El próximo avance de realidad virtual móvil, la capacidad de cualquier pantalla para mirarnos, probablemente tendrá profundas implicaciones de comportamiento. Con la inclusión de pequeñas cámaras y software que detecta caras y emociones, nuestras pantallas nos mirarán fijamente y estudiarán nuestras reacciones. Si bien la comprensión de cómo se comportan los individuos en varios espacios físicos podría proporcionar conocimientos fundamentales para su uso en diseños futuros, esta tecnología indudablemente generará inquietudes sobre la privacidad del usuario.

Si el libro de Toffler arroja luz sobre la lucha de la sociedad por adaptarse al constante cambio tecnológico, el de Kelly ofrece una visión más entusiasta de las próximas posibilidades. A veces, The Inevitable de Kelly parece una contraparte más optimista para Future Shock, y en este sentido deja sin respuesta algunas de las preguntas más controvertidas, como por ejemplo, cómo una fuerza de trabajo futura puede mantenerse al día con cambios incesantes en tiempo real en cuanto a conjuntos de herramientas y habilidades necesarios; cómo abordar el apetito aparentemente ilimitado de la humanidad por el consumismo material; cómo proteger la propiedad intelectual en una era de recombinaciones optimizadas; y cómo proteger la privacidad personal cuando las cámaras diseñadas para sondear los sentimientos de las personas se vuelvan omnipresentes.

Sin embargo, Kelly pinta una imagen integral y que puede defenderse de las transformaciones tecnológicas venideras, sin importar cuán radicales parezcan. Sobre todo, enfatiza la importancia de nuestro momento tecnológico actual, un momento en el que nuestra red internacional de comunicaciones se está uniendo con nuestro entorno físico global. "Esta convergencia será reconocida como el evento más grande, más complejo y más sorprendente en el planeta hasta este momento", escribe Kelly. "Las personas del futuro nos envidiarán, deseando haber podido presenciar el nacimiento que vimos".

Blaine Brownell, del Instituto Estadounidense de Arquitectos (American Institute of Architects, AIA), es un columnista que colabora regularmente y cuyas historias aparecen en este sitio web cada semana. Sus puntos de vista y conclusiones no son necesariamente los de la revista ARCHITECT ni del Instituto Estadounidense de Arquitectos.

Este artículo fue publicado originalmente por la revista Architect el 14 de julio de 2016. 

Para obtener más información, contáctenos en Specs@LiftMaster.com.

Powered By OneLink