text.skipToContent text.skipToNavigation
Paquete de Hogar inteligente gratis con compra selecta. Más información
close
Inicio > La promesa de una “arquitectura encantada”

 Regístrese para recibir el boletín electrónico gratuito para arquitectos.

Regístrese ahora

La promesa de la arquitectura “fascinante”

El entorno construido necesita reducir el tiempo de pantalla y encontrar nuevas formas de hacer que los productos y espacios existentes sean "inteligentes".

Autor: Blaine Brownell

El Internet de las cosas (Internet of Things, IoT) ha llegado. Desde automóviles conectados hasta chips de rastreo de mascotas, el movimiento describe una constelación cada vez mayor de productos y dispositivos que se comunican con internet y entre ellos, y que manifiestan la world wide web dentro de la esfera física. El fenómeno de la Internet de las cosas está acelerando tan rápidamente que “el nivel combinado

an_The Promise Of Enchanted Architecture.jpg

de charla robótica en las redes inalámbricas del mundo... probablemente superará pronto el generado por la suma de todas las conversaciones de voz humana que tienen lugar en las redes inalámbricas”, de acuerdo con un artículo de 2012 publicado en The New York Times.

En The Silent Intelligence: The Internet o Things (DND Ventures, 2013), los autores Daniel Kellmereit y Daniel Obodovski describen la aparición discreta del IoT. "La tecnología está haciendo que las cosas a nuestro alrededor sean más inteligentes, pero a menudo ni siquiera nos damos cuenta", escriben. Una razón es que la informática generalizada no siempre asume la forma de una pantalla. Ciertamente, las pantallas digitales han proliferado a un nivel sin precedentes, pero las pantallas no son el único indicador de las máquinas inteligentes. Y eso es algo bueno, dice David Rose, cuya compañía, Vitality, fabrica productos inteligentes para la administración de medicamentos. Rose también es científico visitante en el MIT Media Lab y autor de Enchanted Objects: Innovation, Design, and the Future of Technology (Scribner, julio de 2014). En su libro, Rose llama a la pantalla "un instrumento contundente" que no hace nada para mejorar nuestra relación con la informática. Ofrece la alternativa preferida del "objeto fascinante", que es un elemento ordinario, como una taza, un bolígrafo o una mesa, que se ha hecho extraordinario gracias a la integración de tecnologías emergentes.

"Las superficies y los espacios aumentados tecnológicamente deberían recibir la misma consideración de diseño que los arquitectos dan a los materiales pasivos y a los detalles".

Con sensores, procesadores y capacidades inalámbricas inteligentemente incorporados, estos productos aparentemente mágicos nos deleitarán en la forma en que los objetos de cuento mejoran las actividades de sus afortunados propietarios. Rose ofrece ejemplos que incluyen una billetera que se infla cuando se recibe un depósito electrónico, un calzado que rastrea el nivel de condición física de un individuo y un orbe iluminado que cambia de color con fluctuaciones en el mercado de valores. Estos dispositivos no intentan imitar las capacidades integrales de una computadora portátil o un teléfono inteligente, sino que proporcionan funcionalidades que son inmediatamente útiles sin contribuir con más ruido visual basado en pantallas.

Inculcar esa fascinación en los objetos es un concepto atractivo, pero ¿qué hay de la arquitectura? El entorno construido ya sufre de una dependencia excesiva de la pantalla. Las pantallas electrónicas, que ahora son elementos comunes en los aeropuertos, las escuelas y los museos, son casi siempre un agregado posterior a la arquitectura, en lugar de un componente integral. Como Rose dice, el sueño de un mundo basado en pantallas promovido por Microsoft y otras compañías tecnológicas carece de imaginación: "Solo extiende la línea familiar y obvia hacia adelante: lo mismo, diferentes tamaños, diferentes lugares". Las superficies y espacios tecnológicamente aumentados deberían recibir la misma consideración de diseño que los arquitectos dan a los materiales pasivos y los detalles, y por lo tanto, participar en una visión elaborada de manera holística y sustancial.

Basándome en los ejemplos de Rose, ofrecería al menos tres funciones que la "arquitectura fascinante" podría cumplir, teniendo en cuenta los objetivos de seguridad y protección, administración de recursos y mejora de la comunicación. Estas funciones proporcionan uno de los dos tipos de controles adicionales sin depender de pantallas tradicionales: el conocimiento de la información que de otra manera es imperceptible (o difícil de monitorear constantemente) y/o la administración de componentes físicos a los que de otra manera sería difícil acceder.

Seguridad y protección

Lockitron es un hardware de puerta con capacidad Bluetooth que permite a los usuarios bloquear y desbloquear puertas de forma remota a través de una aplicación iOS o Android, y se puede usar para otorgar acceso a individuos específicos, como huéspedes o cuidadores de Airbnb. El deseo de protección física se extiende al mantenimiento y las reparaciones del edificio, que a veces son difíciles de detectar. Un fondo de pantalla inteligente podría comenzar a brillar en áreas donde se producen fugas o crecimiento de moho dentro de una cavidad de la pared. Cuando se toca, el fondo de pantalla podría revelar la ubicación de elementos de construcción ocultos, como montantes y tuberías, para facilitar las reparaciones.

Administración de recursos

Los controles de HVAC con capacidad para la web pueden detectar la ocupación para ahorrar energía cuando no haya nadie en casa y permiten a los usuarios programar sus configuraciones preferidas. Rose ofrece el ejemplo similar de una luminaria de monitoreo de energía que puede cambiar sutilmente su tono en función del consumo de energía de un ocupante, fomentando la conservación de energía cuando los espacios están ocupados.

Mejora de la comunicación

Latitude Doorbell de Google comunica el progreso de los viajes de ida y vuelta de los miembros de la familia transmitiendo un tono de llamada único para cada individuo en función de su proximidad a la casa. Balance Table (tabla de equilibrio) de MIT promueve una conversación grupal más equitativa al aumentar la iluminación cerca de cada hablante, fomentando la equidad extrovertida e introvertida. Y LightByte (que se muestra a continuación) del diseñador y estratega digital Sheng-Ying Pao es un toldo solar que funciona como una pantalla de comunicaciones, permitiendo a los usuarios transmitir información remotamente a los ocupantes del edificio a través de una matriz de “píxeles solares” manipulables, o proyecciones de luz natural.

Estos ejemplos demuestran los beneficios que la “fascinación” tecnológico puede aportar a la arquitectura, sin el ruido visual adicional de las pantallas convencionales. Aun así, la creciente presencia de productos de construcción inteligentes plantea preocupaciones tecnológicas familiares. Por ejemplo, ¿qué sucede cuando los componentes fascinantes se congelan o fallan como cualquier otro dispositivo electrónico? ¿Se les solicitará a los usuarios que realicen un restablecimiento completo en caso de que los productos de construcción no funcionen correctamente? Otro problema es la obsolescencia. Dada la velocidad de la transformación tecnológica tanto en software como en hardware, ¿no estarían dispuestos los propietarios de edificios a adoptar elementos fascinantes por temor a que pronto se vuelvan obsoletos? La seguridad es otra preocupación, ya que la capacidad computacional conlleva el potencial de ser objeto de piratería informática.

Estos problemas requerirán una atención constante ya que el fenómeno de la Internet de las cosas (Internet of Things, IoT), que está tomando forma rápidamente y que podría decirse que es inevitable, continúa penetrando en la industria de la construcción. Para Rose, el futuro de los objetos fascinantes depende de un diálogo exitoso entre tecnólogos, estrategas de negocios y diseñadores de productos. Tal futuro también requiere la participación de arquitectos, dado nuestro papel fundamental en la orquestación de la sustancia física de lo que se convertirá en un entorno construido cada vez más inteligente.

Blaine Brownell, del Instituto Estadounidense de Arquitectos (American Institute of Architects, AIA), es un columnista que colabora regularmente y cuyas historias aparecen en este sitio web cada semana. Sus puntos de vista y conclusiones no son necesariamente los de la revista ARCHITECT ni del Instituto Estadounidense de Arquitectos.

Este artículo fue publicado originalmente por la revista Architect el 10 de marzo de 2016. 

Para obtener más información, contáctenos en Specs@LiftMaster.com.

Powered By OneLink